El Comité se plantea la posibilidad de incidir en la realidad regional a dos niveles básicos: coyuntural y estructural. Estos niveles de atención son atendidos a través de 4 líneas de trabajo de nuestra organización:

1. Formación de Promotores de Derechos Étnicos
2. Resolución de Conflictos
3. Investigación y Análisis
4. Comunicación (línea en proyección)

FORMACIÓN DE PROMOTORES DE DERECHOS ÉTNICOS

Este trabajo va orientado a formar promotores de derechos humanos y étnicos en toda la región de las Cañadas, quienes están encargados de la defensa y promoción de estos derechos en sus pueblos, zonas y regiones, y al mismo tiempo son agentes internos que suscitan la reflexión entre su gente respecto a la forma de vivir la dignidad humana.

Los promotores son pues, defensores, educadores y generadores de la reflexión y el cuestionamiento hacia el interior de sus pueblos y organizaciones. Conocen y respetan la cultura propia y la toman muy en cuenta al desempeñar su labor; sin embargo no la sacralizan pues desarrollan un espíritu crítico que les permite distinguir las tradiciones y costumbres que impiden el desarrollo de la dignidad humana.

Asimismo son estudiosos de los derechos humanos y del derecho del Estado, se esfuerzan por conocerlos, buscan entender las contradicciones que existen entre éstos y su cultura, analizan la vigencia de los mismos en sus pueblos y comunidades, además de trabajar por promoverlos y defenderlos ante las instancias adecuadas.

Los procesos educativos tienen una metodología concreta, que inicia con el involucramiento de la comunidad, quien nombra a las personas que desea que realicen ese trabajo para el ulterior beneficio de la misma. El promotor de derechos humanos tiene entonces el aval de su comunidad, y total responsabilidad con la misma, a fin de que el conocimiento que adquiere en los talleres educativos no se centre en el beneficio personal sino que refuerce los vínculos comunitarios propios de la cultura tseltal. Este énfasis se remarca constantemente a lo largo del proceso de capacitación, en el enfoque dado a los contenidos de los talleres.

Los procesos de formación, con duración de un año, constan de talleres mensuales de cuatro a cinco días, que se realizan en las diferentes comunidades de la región que se esté capacitando. Los programas educativos y de formación de promotores buscan ser interculturales, y por lo tanto, manejan siempre esa doble dimensión. Al finalizar el curso básico, los promotores evalúan y deciden el camino a seguir y establecen formas de coordinación entre ellos y con el Comité.

RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

El Comité busca fortalecer el trabajo de defensa de los derechos humanos de la población mediante la documentación y tramitación jurídica de casos de violación a los mismos, y mediante la participación en las tareas de mediación y acompañamiento en la búsqueda de solución a los conflictos internos.

Este trabajo se realiza utilizando tanto los procedimientos establecidos en la ley, como los procedimientos propios de las formas jurídicas del pueblo tseltal, tzotzil y tojolabal. Asimismo, en la medida que así lo soliciten las propias organizaciones indígenas y campesinas con presencia en la región, el Comité asesora a sus dirigentes con respecto a la situación política de la misma.

De acuerdo a las prioridades de nuestro trabajo, y considerando las limitaciones del Comité los casos que son objeto de gestión directa son los siguientes:
a) Casos en donde, sea quien fuere el agresor, estén en juego derechos de personas ligadas a una comunidad y un territorio indígena, o derechos de la propia comunidad si esta agresión la pone en riesgo grave.
b) Casos en los que sea una autoridad la que esté violentando el derecho de una comunidad indígena.
c) Casos que representen un conflicto entre el Derecho Positivo Mexicano y el Derecho Comunitario de los indígenas de la región.

De acuerdo a los criterios del Comité y a la situación particular de cada caso. La actuación del Comité puede consistir en tres tipos:
1. Canalización a otra instancia de gestoría distinta del Comité.
2. Seguimiento del caso, aunque el Comité no sea responsable directo del mismo.
3. Gestión directa del caso ante las instancias correspondientes cuando cumple los criterios del Comité o cuando su situación de gravedad así lo amerite.

INVESTIGACIÓN Y ANÁLISIS

El Comité considera de fundamental importancia desarrollar un trabajo permanente de reflexión y análisis de los diferentes elementos que integran el entorno sociopolítico y cultural en el que estamos inmersos; trabajo a través del cual sea posible renovar nuestras concepciones teóricas y utilizarlas para explicar esta realidad e incidir en ella sustentadamente.

Para concretar esta línea de trabajo, como Comité de Derechos Humanos hemos iniciado una investigación sobre autonomía y valores comunitarios, en colaboración con el Programa Interdisciplinario de Desarrollo Humano en Chiapas de la Universidad Autónoma Metropolitana. Nos parece muy importante conocer cómo conciben y aprecian la autonomía en cinco niveles:
· personal
· familiar
· pequeña comunidad
· comunidad de comunidades y
· pueblo indígena

Consideramos que un diagnóstico acertado en estos cinco niveles nos dará buenas posibilidades de ser más eficientes en nuestro trabajo.

Por otro lado, periódicamente se llevan a cabo sesiones de autoformación en temas diversos relacionados con el contexto sociocultural y regional. Finalmente, se busca la participación de los miembros del Comité en cursos, talleres, seminarios y eventos de toda índole que se relacionen con la temática de nuestro trabajo y contribuyan a enriquecer el mismo.

EL ÁREA DE COMUNICACIÓN: UNA NUEVA LÍNEA DE TRABAJO EN PROYECCIÓN

Con el apoyo de la dirección de comunicación social de la Diócesis de San Cristóbal y del departamento de comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana se realizan talleres para los promotores de esta área.

Esta nueva línea de trabajo, se incorpora a las otras áreas del Comité, con la finalidad de apoyarlas para la consecución de sus fines y objetivos.

Formación de Promotores de Derechos Étnicos.- El área de comunicación participa en la formación de promotores de Derechos Étnicos elaborando materiales de apoyo para los talleres y cursos, tales como síntesis, boletines y murales informativos, programas especiales de audio, diaporamas y videos, también se encarga de la organización del acervo de publicaciones, grabaciones de audio e imágenes, preocupándose de incrementarlo y depurarlo para el uso y aprovechamiento de los talleres y cursos de los promotores.

Dentro del área de Resolución de Conflictos, el área de comunicación se encarga de la recopilación, clasificación y sistematización de los casos que se reciben en el Comité, procurando dotar a los promotores de equipos y técnicas de comunicación para la documentación de los casos que atienden en sus comunidades y regiones.

Hasta donde sea posible, se apoya al área de Investigación y Análisis documentando aspectos de la vida de las comunidades de las regiones que atiende el Comité y que se relacionen con los temas de autonomía y valores comunitarios.

Se busca también, que los promotores puedan informar y difundir el trabajo del Comité en materia de promoción de la cultura de los derechos étnicos, tanto al interior de las comunidades de sus regiones, como a otros destinatarios en exterior, con estrategias de comunicación definidas para públicos y/o destinatarios específicos como pueden ser los grupos de referencia en sus comunidades (asambleas, escuelas, medios de comunicación usados por los habitantes, etc.), agencias de financiamiento, medios de comunicación y organizaciones afines al Comité.

 

Historia / El Comité / Líneas de Trabajo / Zona en las que Trabajamos /
Ligas / Contacto / Inicio